lunes, 25 de febrero de 2013

Últimamente leo muchos cómics aunque...

Jamás he sido fan de Superman, pero empiezo a entender por qué de alguna manera lo admiro. No son los superpoderes, ni su imagen, ni la fuerza que transmite. Ni siquiera tampoco el hecho de que haya sido el primer superhéroe conocido. Es algo más. Hasta hoy jamás me había dado cuenta de la razón por la que, a pesar del poco interés que he tenido siempre en seguir sus aventuras, lo miraba y no podía evitar quedarme mirando esa capa. Y es que cuando veo a Superman, a Clark Kent, veo a Christopher Reeve, da igual la mano que lo dibuje. Y vuelvo a esos inocentes años en los que todavía no había tocado un cómic y más de una década despúes de su estreno veía por primera vez volar a un Superman en el cine. No sé si Reeve fue o será el mejor de todos los que se enfunden el traje, pero sin duda fue la primera imagen viva que tuve de un superhéroe. De alguna manera, cuando los demás piensan en un dios que a saber si es ficticio, yo pienso en Reeve, con esa sonrisa arqueada y en la mejor escena jamás escrita para un cómic de Superman en tan sólo cinco viñetas.
Lo que quiero decir es...que cualquier cosa a la que os agarréis y que os sirva para salir adelante, estará bien.



Hacía tiempo que no me pasaba por aquí. Son meses de muchos cambios, más de los que querría. Pero quería dejaros una última entrada, una última tontería de las mías. Han sido muchos años por el blog. ¿Quién sabe? Quizás vuelva tarde o temprano por aquí. Ojalá.

Hasta la próxima, geeks.

-Es verdad que tu doctor se ha visto retenido, Regan. 
-Nunca es tan grande como parece.
-Eres mucho más fuerte de lo que crees.
-Confía en mí.


3 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Alex Exe Schiavi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.